El camino de la verdad

No conocía, cuando escribí Órdago, el cuadro de Velázquez Cristo contemplado por el alma cristiana. Está  en la National Gallery de Londres y no veo el momento de tenerlo cerca. Muchas son las razones por las que, de haberlo tenido entonces presente, habría meditado sobre esa tela y reescrito varios pasajes del libro. Representa el diálogo más sublime que puede darse en la vida: el del alma de cada uno con el alma del Cristo (otro cuadro del genio español, San Juan en Patmos, muestra que ese mismo es el sentido último de la escritura; qué bien lo expresaron Pascal, Hopkins o Dostoiewski). Lo decisivo, lo universal, lo que va más allá la dimensión religiosa del cristianismo, tiene que ver con la experiencia humana de que a la verdad (y a la salvación que implica la verdad) se llega a través del dolor. Yo añadiría que son los demás (la mayoría) los que, no pudiendo soportar ciertas dosis de realidad (Eliot), provocan ese daño, consciente o inconscientemente; y conste que todos podemos, en un momento dado, ser verdugos para el prójimo. El camino de la verdad resulta siempre un viacrucis, dijo una mística contemporánea. Y Unamuno escribió que «vela el Hombre, desde su cruz, mientras los hombres sueñan». El genio de Velázquez brilla también al representar al alma como a un niño, y un niño acompañado de su ángel de la guarda, el intermediario en el camino de la verdad.

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *