Credo, ut intelligam

El Hijo de Dios crucificado es el acontecimiento histórico ante el cual se estrella todo intento de la mente de construir sobre argumentaciones solamente humanas una justificación suficiente del sentido de la existencia: «Dios ha elegido en el mundo lo que no es nada para convertir en nada las cosas que son» (1 Corintios, 1,28)

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *