Juan Eduardo Zúñiga (1919-2020)

Ha muerto Juan Eduardo Zúñiga, y es el momento de recordar que la Trilogía de la Guerra Civil (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores) puede ser la obra literaria más importante de cuantas se han escrito hasta la fecha sobre el conflicto de 1936. Lo esencial está en la textura de esta obra, el modo único en el que Zúñiga narra un tiempo de guerra que él viviera en vivo en plena adolescencia. Labor omnia vincit escribió Virgilio. Pues eso: no sólo es que el autor dejara que décadas de tiempo asentaran en él las vivencias de aquel drama histórico y fenomenal sino que han sido décadas de trabajo exterior (el que le ha llevado a rastrear con pasión e inteligencia varias culturas del mundo) e interior (el trabajo más difícil, el de la comprensión, la compasión y la tolerancia). Se alude a menudo con justicia a la dimensión ética de la cuentística de Zúñiga, pero que nadie se confunda. Su eticidad es su literariedad, o sea la luminosidad de su obra, la ausencia de todo relativismo moral o político y el compromiso con una verdad hermanada con la belleza y con el bien. Palabras mayores que en el caso de Juan Eduardo Zúñiga están más que justificadas. La constante y fuerte apelación a la consciencia con el guante de seda de los artistas más genuinos.
Descanse en paz, querido y admirado maestro.
Foto © Sofía Moro.

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master