La belleza

Tengo una casa muy bonita. Pero me ha torturado, desde que llegué a vivir aquí, uno de sus dos patios interiores. Al verlo, me trasladaba a la Inglaterra de Dickens o al Petersburgo de Raskolnikov. He cubierto de cortinas todas las ventanas que dan a ese espacio ennegrecido. He procurado vivir de espaldas a él, aceptando que no hay casa perfecta. Y, mira por dónde, hoy he visto posarse en ese agujero una golondrina de cabeza azul. ¿Hopper, Chardin? Me he afanado en embellecer cada rincón de la casa y la vida me ha mostrado una vez más que la belleza aparece inesperadamente en medio de la mugre y de la basura. Cada día aprendemos, de nuevo, alguno de los fundamentos de la vida de los incurables.

Responder a Anónimo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master