Auto-entrevista sobre Alice Munro

-¿Se ha enterado Ud. de la noticia?

-Supongo que se refiere a la del Premio Nobel que han concedido a Alice Munro.

-Pues sí, esta vez sí que me he enterado y no sólo eso, me he alegrado mucho.

-¿Por qué?

-Porque, después del fiasco del año pasado (el premio a Mo Yan me pareció injusto e inoportuno, ambas cosas), por fin creo que la famosa Academia Sueca ha acertado de pleno.

-Para usted es por tanto la mejor.

-El arte no es una carrera de cien metros, ni tampoco la maratón (a lo que más se puede parecer es a una carrera de relevos). Pero en todo caso ella es una escritora de literatura. Sin ir más lejos, se lo podrían haber dado a Margaret Atwood, compatriota suya y compañera de generación. O a otra canadiense, Anne Carson, algo más joven, pero que no les va a la zaga a ninguna de las dos.

-O sea, que sabemos que es canadiense.

-Sabemos algunas cosas más. Que nació en un pequeño pueblo llamado Wingham, en el verano de 1931, en plena “gran depresión”. Y que si a su padre le hubieran dicho entonces que su hija iba a obtener el Premio Nobel, y a ser leída en el mundo entero, ya antes del premio, le aseguro que le hubiera dado una ataque de risa, o quizás de ira.

-¿Por qué?

-Por muchas cosas, pero se las resumo en pocas palabras: porque era una familia de tradición presbiteriana, donde era inconcebible que alguien quisiera, como forma de vida, escribir, porque la recién nacida era mujer y porque vivían en un lugar remoto, en Huron County, en el sudoeste de Ontario, un mundo alejado de cualquier estímulo artístico.

-Alejados de cualquier estímulo, si exceptuamos la vida.

-Ahí ha estado Ud. muy agudo: de cualquier estímulo si exceptuamos la vida, sí, que por supuesto es el tema de la literatura de Munro.

-¿En qué sentido?

-En el sentido de que ha recorrido, en sus más de diez colecciones de cuentos (Munro es una escritora de cuentos, de las que nos recuerda que extensión y calidad, en literatura, no son precisamente intercambiables) todas las facetas de la vida, todas las edades, todos los estados (la salud, la enfermedad), las relaciones y también los estados de ánimo.

-¿Y cómo lo ha hecho?

-Con una mirada comprensiva, analítica, una mirada atenta, de las que prefiere no perderse nada, pero sin acabar de intervenir del todo. Una mirada separada, yo diría. Que se dirige a los diferentes planos de la realidad, pero sin subrayarlo. Y, naturalmente, encontrando una forma adecuada para expresar lo que ha visto, oído, sentido. Una forma simple, aparentemente. Es lo más difícil. Y, por último, encontrando una adjetivación. Justo lo que consiguieron unos pocos contadores de cuentos: Chejov y Babel, Hawthorne, Isaac Singer quizás, o Raymond Carver.

-¿Pertenece Munro a esa tradición?

-Sin duda, y a muchas otras. Por ejemplo yo encuentro un estrecho parentesco entre ella y Robert Louis Stevenson, que era como ella un escocés de origen presbiteriano.

-¿En qué?

-Permítame que insista en la misma idea: en su forma de contar la vida sin celebrarla pero sin regodearse en la sombra que proyectan el vacío y la nada sobre la condición humana.

-Recomiéndeme algo de Munro para leer. ¿Por dónde empiezo?

-¿Me habla de volver a empezar? Yo lo haría por su novela autobiográfica La vida de las mujeres. Que yo sepa sólo ha escrito esa novela. Después continuaría por cualquiera de sus más de cien cuentos. Son casi todos excepcionales. En España los ha publicado sobre todo Lumen, y aprovecho para felicitarles por sus ediciones, bien presentadas y cuidadas. Hay una antología extraordinaria, en la lengua original, Carried Away, muy recomendable.

-Y, sobre ella, ¿qué se ha escrito?

-Toneladas, ya. Por cierto, en España, aunque en el idioma inglés, Marijke Boucherie escribió un ensayo formidable sobre Demasiada felicidad, el relato que hizo Munro de la vida de la matemática rusa Sophia Kovalevsky. Lo puede encontrar Ud. aquí.

2 Comments Auto-entrevista sobre Alice Munro

  1. Leticia Pérez 11/10/2013 at 08:47

    Muchas gracias, Álvaro. Todas las preguntas que me he hecho están contestadas aquí. Olé. Gracias.

    Reply
  2. Álvaro de la Rica 12/10/2013 at 13:50

    olé tú!

    Reply

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>