Notas para un diario 242

Alfred Polgar, en Manuale del critico (Adelphi, 2000), escribe una pequeña entrada (Ci sono capolavori), que pretende ser un homenaje a la cultura francesa, en la que dice lo siguiente: ” Hay obras maestras  de una limpieza tan mágica que el ojo puede intuir el fondo. Su profundidad – ¡qué maravilla!– se encuentra en la superficie. Los alemanes piensan (equivocadamente) que sólo el agua turbia puede ser profunda”. Lo de menos son las determinaciones nacionales (también hay franceses y francófilos pesadísimos) pero la cuestión está perfectamente centrada: la profundidad que haya en el arte está desde luego en la superficie.

La maravillosa foto pertenece a mi adorado Bernard Plossu (el mismo que me permitió con toda liberalidad poner su imagen de La Rotonde en la portada de La tercera persona).

1 Comment Notas para un diario 242

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>