Elogio de la superficialidad (2)

“Nusch”, el primer poema que Éluard dedica a su amante, refleja a la perfección lo que una manera torpe intentaba yo decir con la entrada anterior:

Los sentimientos aparentes
La ligereza al acercarse
La cabellera de las caricias
Sin recelos ni sospechas
Tus ojos se entregan a lo que ven
Vistos por lo que miran.
Confianza de cristal
Entre dos espejos
De noche tus ojos se pierden
Para unir vigilia y deseo.
Les sentiments apparents
La légèreté d’approche
La chevelure des caresses.
Sans soucis sans soupçons
Tes yeux sont livrés à ce qu’ils voient
Vus par ce qu’ils regardent.
Confiance de cristal
Entre deux miroirs
La nuit tes yeux se perdent
Pour joindre l’éveil au désir.

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>