Dos fotos (Notas para, 215)

© Jochen Gerner

Me han preguntado si seguiré escribiendo las Notas para un diario o no. Si, ahora que colaboro con un periódico, el blog dejará de ser algo personal y se transformará en un blog de libros. No encuentro una mejor respuesta a esa pregunta que esta foto. En Hobby Horse muchas de las entradas han sido ilustradas con bibliotecas y librerías. Amo los libros, hasta el punto de que más bien cabría decir que muchas de las entradas han sido escritas para poder poner una determinada foto. Pero eso sí, al mismo tiempo odio la decoración, como casi todo lo que es impostado. Tardo un segundo en captar si una foto está compuesta o si responde a la sacrosanta vida espiritual de un lector. No hay una sola foto de libros en este cuaderno en la que la decoración gane la partida. Los libros conllevan suficientemente carga de muerte, de la de verdad, como para embalsamarlos; llevan tanta belleza (escondida) que es un sacrilegio adornarlos de forma alguna. A lo que voy. Los libros son algo, antes que nada, mental. Lo he redescubierto a propósito de esta foto de un artista francés que se llama Jochen Gerner y que me ha dejado reproducirla aquí. En otras palabras, Hobby Horse desaparecerá antes de convertirse en algo inauténtico.

.

Eso mismo pensé el otro día cuando encontré azarosamente esta otra imagen. Me transportó de inmediato a un periodo muy especial de mi adolescencia. Una película, y un amor primero, me habían llevado a los jardines interiores de un college de Oxford. Fui por increíble que parezca a buscar una ventana en un bajo. Una ventana por la que entrara en primavera el olor de las flores silvestres. No encontré esa ventana secreta. Ahora sí la he encontrado. Y la prueba es esta foto de Guadalupe de la Vallina. Una imagen que refleja mejor que nada el estado actual de mi espíritu.

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master