The Wire e In Treatment

He visto en las últimas semanas las cinco temporadas de The Wire. Alguien ha dicho por lo visto que si Shakespeare viviera hoy, escribiría así y por ese medio. Tal vez en efecto escribiría guiones, pero yo pienso que lo haría de un modo distinto. No mucho, pero es que en ese poco está todo. La serie no obstante me parece interesante. Podría hablar horas de lo que me ha sugerido, pero no lo voy a hacer. Por un motivo: se trata, creo yo, de una serie que apunta a fondo a lo político. En concreto a algo que cada día veo más claro (por ejemplo en el caso de la crisis económica, en general y en particular en el caso español). Lo que veo es que los Estados Unidos de América, lejos ya de la doctrina Monroe (América para los americanos), han convertido el mundo en una sucursal de su modo de vida y de su idea loca del progreso y la prisa como sistema. La consecuencia más funesta es que está convirtiendo la sociedad mundial en un mundo de ricos y pobres, con una distancia cada vez mayor entrambos. Ocurre en todos los países, no sólo en el llamado tercer mundo. Y es nefasto. Conozco mucha gente afectada en España por la crisis de mil modos, pero lo increíble es que en plena debacle general hay quien gana cada vez más dinero (algunos consiguen incluso que lo que han perdido se lo paguemos todos con los impuestos). Dos mundos, cada vez más lejanos entre sí, y que por supuesto acabarán chocando con violencia. En medio una corrupción política desatada. Una clase política instrumental en manos de los económicamente poderosos. Pero yo no soy un politólogo. No tengo soluciones. Ni una sola. Ni siquiera sé si tengo el menor criterio para hablar de esto. Como botón de muestra mi absurda teoría conspiratoria. Lo que me interesa de verdad de The Wire es el tempo, el ritmo del relato, su consustancial lentitud. Cinco temporadas, decenas de capítulos, cientos de horas de escuchas (es big brother que enseña su feo rostro amenazante), miles de emisión. Los mismos personajes, gestos parecidos, pequeñas variaciones. Lentitud para respirar al ritmo que marca una historia en la que no ocurre más que el transcurrir de la vida de los poderosos, de los corruptos y de los parias.

Me dicen que estas series (The Wire, In Treatment) no tienen éxito. A la gente le aburren. De hecho la HBO no piensa continuar ni la una ni la otra. Habría margen narrativo, desde luego. In treatment se ha quedado varada en lo mejor. Paul Weston dice al final de la tercera y me temo que última tenporada, antes de despedirse abruptamente de la mujer que ama, que “tiene 56 años y que ha perdido su camino”. In treatment es en algún sentido el reverso de The Wire. Frente a lo político, lo íntimo. La búsqueda sempiterna e irrenunciable de la felicidad personal. Algo que nos viene directamente de nuestro pasado colectivo, de nuestra tradición. Intentaré profundizar un poco en este punto en los próximos días.

11 Comments The Wire e In Treatment

  1. Francis Black 20/04/2011 at 10:42

    Hay una novedad editorial sobre el tema.

    Teleshakespeare

    http://jorgecarrion.com/blog/?p=1049

    Desconozco por completo el tema, por lo que voy a dar mi opinión :

    Los cines han sido invadidos por niños con gorra y palomitas, mientras esos niños están en el cine los padres aprovechan para ver las series tranquilos en casa con una copa en la mano

    Reply
  2. Edelweiss 20/04/2011 at 20:46

    The Wire llevo tiempo queriendo verla pero las series me cuestan…siento que me roban tiempo y no sé hasta qué punto es aprovechado…me quedo boba delante de la pantalla y trago. Y me engancgo. La última, Carnivale.
    In treatment la empecé a ver y me gustó, pero me pareció un tanto floja…quizá no la ví en el momento preciso.
    Respecto a la crítica política, todos podemos y debemos opinar, de eso se trata, de no dejarselo a los "especialistas". Por otra parte, estoy de acuerdo con lo que Hobby Horse ha dicho. Completamente. Mi última lectura de Marx lo firmaría casi textual. Parece mentira que en este tiempo no hayamos cambiado prácticamente nada y que vaya a peor.

    PD: Me encantan las portadas de Errata Naturae…

    Reply
  3. jaimemarlow 20/04/2011 at 21:53

    In treatement me encantó la primera temporada, pero… me ha acabado cansando, a pesar de que me he metido entre pecho y espalda la serie entera. Pienso que es porque choca la introversión en las historias con el que se acaben con cada temporada, lo cual acaba cansando… Siguo queriendo saber qué es de la vida de la médica de la primera temporada, o de la abogada de la segunda… El efecto es que las historias cada vez me interesaban menos (excepto la del psiquiatra, claro, al alargarse durante todas las temporadas).

    Por otra parte, The Wire, con su hiperrealismo social y político no me cansa. Y tiene momentos que a mí me sobrecogieron, como la escena en el que el joven traficante Marlo Stanfield mata a su colega veterano Proposition Joe, momentos después de que éste mire a una foto de su abuelo y diga, con melancolía, algo así como: "vosotros no sabéis lo que es ganarse la vida… lo quereis todo rápido". Por un momento vemos cómo debajo de un hijo de puta hay un ser humano, con sus miedos y sus deseos.

    Reply
  4. delarica@unav.es 21/04/2011 at 08:03

    Gracias FB, muy oportuno como siempre el enlace. No lo sé, cada familia es un mundo aparte. Yo a veces veo los capítulos con los míos, con palomitas y una copa de vino.

    Voy a decir una "machada" (vaya palabreja, hacía tiempo que no la utilizaba). Desconozco tu edad E, pero yo no creo que con menos de 40 años (por decir algo) se pueda entender lo que In treatment plantea. Casi q m estoy arrepintiendo ya mismo de esta afirmación paternalista (recuerdo q mi madre me lo decía a mí del cine de Bergman)

    A mi no me molesta eso que tú dices, Mr. Marlow, porque pienso que eso pasa muchas veces en la vida. Conoces alguien, incluso íntimamente, pero luego desaparece de tu vida; creo que forma parte de su misterio. En cuanto a The Wire totalmente de acuerdo. Tiene en la médula la convicción evangélica de que no se puede aquí separar el trigo y la cizaña; q crecen juntos y que entre el ser y el obrar hay siempre un trecho.

    Reply
  5. delarica@unav.es 21/04/2011 at 08:05

    y, por donde debería haber empezado: muchas gracias a los tres por comentar y por hacerlo así. Hacéis que escribir el blog merezca la pena

    Reply
  6. delarica@unav.es 21/04/2011 at 08:05

    y, por donde debería haber empezado: muchas gracias a los tres por comentar y por hacerlo así. Hacéis que escribir el blog merezca la pena

    Reply
  7. Francis Black 21/04/2011 at 09:13

    Si pero (el mercado generaliza) que el cine americano sea cada vez más para adolescentes y las series tengan cada vez un contenido más adulto tiene que tener una explicación de mercado, no es azar.
    Los guiones complejos están en la tele (Dvd) y los simples en el cine y tiene bastante sentido, actualmente hay unas teles grandes, planas, las casas son confortables, muchos americanos tienen que coger el coche o el autobús para llegar al cine, llueve, hace frio…., es mucho más inteligente decirles, tú te quedas en casa tranquilo, te pones algo de nivel y al niño te lo sacamos de casa toda la tarde y tienes a los dos públicos contentos.

    Reply
  8. María 21/04/2011 at 10:37

    ¡Qué pena que In Treatment no vaya a continuar! Estoy contigo en que estaba en su mejor momento… La tercera temporada es alucinante. Todos los personajes …uf,son redondos. Aunque he de confesarte que tengo debilidad por Sunil, y por las sesiones de Paul con Adele,claro.
    Yo tengo menos de 40 y, puede que tengas razón con lo que dices, pero me fascina y entiendo lo que me alcanza o, por lo menos, intuyo… Puede que dentro de unos años vuelva a la serie para suscribir experiencias, pensamientos, descubrimientos…
    Un beso! :)

    Reply
  9. Edelweiss 21/04/2011 at 14:15

    No se ha dejado de hacer buen cine. Siempre hay una versión comercial y otra más…"de culto", digamos, aunque hay cine comercial muy bueno, como Hitchcok, por ejemplo. Tampoco se puede decir que todas las series sean buenas, ni mucho menos. La cuestión es que ahora está en voga lo de las series "de culto". Se trata de valorar el género como se merece. Pero no caigamos siempre en los mismos catastrofismos, ¿no?

    Por otra parte…sí, el comentario de HH fue un poco paternalista…aunque me hizo gracia. Creo que todo debe poder transmitir, hacer pensar y sentir para ser bueno. Aunque cuando uno es más mayor – ¿a partir de los 40?- todo se ve con otros ojos, quizás omnicomprensibles. Cuanto más se vive, más se aprende.

    Reply
  10. trylobyte 22/04/2011 at 11:47

    The Wire es la mejor serie que he visto. Sus personajes son creibles. De hecho, algunos de los actores se interpretan a ellos mismos, como Felicia Pearson, Snoop en la serie, que fue hallada culpable de asesinato en segundo grado cuando era adolescente y detenida por tráfico de drogas tras el rodaje de la serie.
    Quizás lo más interesante es la reflexión que hace sobre el poder y la avaricia humana. La lucha de unos pocos idealistas, que no superheroes, que se enfrentan a un sistema que protege los poderes establecidos vulnerando los principios que dice defender. Efectivamente todo esto está muy relacionado con la crisis que vivimos, una oscura guerra contra la droga, corrupción política, paraisos fiscales, impunidad de los grandes delincuentes… Respecto a esto último os recomiendo un documental muy bueno sobre la crisis llamado Inside Job.

    Reply
  11. delarica@unav.es 22/04/2011 at 13:41

    No me lo pierdo

    Reply

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>