Notas para un diario 158

«Aquí no para de nevar. Hay una luz maravillosa». Et puis vinrent les neiges, les premières neiges de l´absence, sur les grands lés tissés du songe et du réel… (Saint-John Perse, Neiges, I). El invierno, el invierno de nuestro descontento, se recrudece bellamente. De nuevo la tela del sueño, los grandes paños hechos de vacío, los retales de los que estamos hechos/deshechos. Nieve carmesí. Díme, ¿cómo era esa aurora? ¿Era acaso rosa? Todos cambiamos, ¿no? Estamos constantemente cambiando, tejiendo y destejiendo la tela del sueño, la tela del desencuentro. La palabra pasará/no pasará. «Venga, ¡qué sea la última vez!». «Menuda gilipollez, te lo repito: ¡menuda gilipollez!». ¿Tú crees? Purifier la source, il n´y a rien d´autre à faire. Et pourtant… Saint-John Perse lo dice así: «Nadie ha sorprendido, nadie ha conocido, en el más alto frente de piedra, el primer advenimiento (affleurement) de esta hora sedosa, la primera caricia de esta cosa ágil e inapreciable, como un suave roce de pestañas». ¡Vaya cutrez de traducción! ¿Se puede traducir del francés sin saber apenas francés? ¿Se puede escribir de Kafka sin conocer bien el alemán? A mí lo que me importa es sentirme bien, al fin y al cabo creo que el poeta, once again, is talking about love, it´s just that. Don´t you think so?

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master