Notas para un diario 108

El miedo y la angustia tienen que ver con la seguridad y la parálisis. Cuando permanecemos anclados en una posición y queremos mantenerla inamovible, entonces aparece el miedo a la vida cotidiana, que no es más que un señuelo –es cuando empezamos a marearnos y a perder el equilibrio físico– del miedo a la auténtica vida, la que comienza con el reconocimiento del misterio incognoscible de la muerte.

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>